Un poema ejemplar

La Recoleta (Buenos Aires)

PARA EL ÁRBOL DE “LA RECOLETA”

¡Qué lección para el hombre: proliferas

en todos los sentidos! En el viento

son tus ramas emblema y argumento

de toda plenitud. O las banderas

de una plegaria. No comienza el día

sin que pájaros, dioses tutelares

y demonios menores o insulares

se afronten en tu copa. Simetría

de las robustas ramas por el suelo

imantadas, del tronco que parece

escuchar en las hojas, cuando crece

el amigo rumor. En el desvelo

vigilas tú para que el día empiece.

O para unir la tierra con el cielo.

Severo Sarduy

Un testigo fugaz y disfrazado